lunes, agosto 18, 2008

El paso del tiempo

Tengo que reconocer que mi padre tenía razón, como casi siempre.

Me decía que en cuanto me pusiese a trabajar, se me pasarían los años volando y está claro que tenía razón. Ayer me cayeron los 27, y la verdad es que te vas dando cuenta de que la vida se pasa volando y no puedes hacer otra cosa que no sea intentar aprovechar todo lo que puedas a su paso.

Recuerdo las ganas que tenía de coger el jodío coche, que parecía que no iba a llegar nunca, y ahora te paras a pensar y te das cuenta de que ya tiene año y medio.

Recuerdo también perfectamente los primeros contactos con Alicia, y ya han pasado más de 7 meses de absoluta felicidad.

A principios de mes, como ya os deje por aquí, hizo un año desde que entre en el trabajo en el que estoy actualmente.

En fin, que el domingo estás jodido porque se acaba el finde, y para cuando te das cuenta estaás quedando con los colegas para la cena de los viernes.

Disfruten, que los días pasan rápido, y es lo único que no se puede recuperar.

4 comentarios:

drakul dijo...

Es como si cada dia alguien te regalara 86400 €, y te dijera que tienes que gastarlos ese día. Lo que no hubieras aprovechado al final de la jornada, sería quemado y reducido a cenizas. Cada segundo que se nos da es un regalo, y tenemos la obligación de vivirlo tan intensamente como podamos. Los segundos desaprovechados, al final sólo son polvo en nuestros días.

Feliz cumpleaños, abuelo.

ertxo dijo...

¿abuelo? ¿y me lo dices tú? si es que... manda güefs.

drakul dijo...

mis rodillas tienen 10 años menos que las tuyas, mi espalda 7 menos que tu... si tienes más achaques que las chicas de oro, todas juntas. sí, abuelo, me reafirmo.

Yuck dijo...

Si es que ya lo dice el refran:
La vida es como el papel de culo, cuanto menos queda mas rapido se acaba.