martes, noviembre 18, 2008

¿Te gusta conducir?

¡Cuántas veces habremos oído esa frase en la tele...! Pues bien, voy a contestar la dichosa pregunta. ¡No!, ya no me gusta conducir. Antes reconozco que me encataba, pero cada vez lo odio más. Te levantas tranquilamente para ir a trabajar, y en los 10 minutos que dura el recorrido, se te cruzan dos coches que te hacen clavar el pie en el freno, tres bicis se tiran cual suicidas a los pasos de cebra teniendo que hacer maravillas para no llevártelos por delante y las rotondas se han convertido en algo parecido al Coliseo Romano.

Ya no vale con saber conducir, ahora hay que tener ojos hasta en la nuca para evitar que alguien te de un golpe o para no llevarte por delante a esa persona que aún viéndote venir, pasa andando a velocidad tortuga por medio de la calle.

Y cuando parece que te has librado porque llegas al garaje, ¡sorpresa!, te esperan tus amables compañeros de plaza, que ni se inmutan mientras tú tienes que hacer 300 maniobras para poder pasar y evitar que ellos se muevan medio metro.

La única manera de disfrutar del coche, es coger y largarte a una carretera general pérdida del mundo y gozar de la tranquilidad que desde luego no da la ciudad.

¡Qué pena me dan los pobres que tienen que circular por Madrid o Barcelona!

2 comentarios:

Yuck dijo...

Ya sabes el dicho:
Lo poco agrada y lo mucho enfada.

Fer dijo...

Pues no sé chico, todo tiene su encanto.

A mi no me gustaba conducir, y al descubrir lo de tener un vehiculo que te lleva a todas partes ha sido para mi una revolución. 10 años después desde que empecé y unos 300000km pues le coges el punto.

Decir que conducir en capital es horrendo pues no sé, se conduce diferente forma, más en Madrid ó Barcelona, Bilbao, etc, que en carretera o en otras capitales. No sé como explicarlo pero es divertido. Soy raro lo sé.

Saludos

Nan