miércoles, diciembre 09, 2009

Ya no tengo derecho

Me he dado cuenta con el tiempo, que no tenemos derecho a hacer muchas cosas. No tenemos derecho a coger esa curva tan guay a 180km/h, ni tenemos derecho a coger el coche bebidos. Tampoco tenemos derecho a provocar situaciones peligrosas un sábado por la noche, ni tenemos derecho a meternos en el mundo de la droga. Del mismo modo, tenemos prohíbido poner en riesgo nuestra vida por el simple placer se saber que se siente. Se acabó el derecho a hacer lo que nos de la gana pasando del mundo.

Me he dado cuenta con el tiempo, que nuestra vida no sólo nos pertenece a nosotros, y que cada una de nuestras decisiones no sólo nos afecta a nosotros, sino que hay mucha gente que nos quiere y aprecia y también sufre con nuestro sufrimiento.

Me he dado cuenta que hay gente que me quiere mucho, más de lo que puedo llegar a quererme yo y que no tengo ningún derecho a hacer algo que les pueda afectar. Ya no soy el dueño de mi vida, porque por suerte, mucha en este caso, mi vida la comparto con mucha gente.

No penséis que ha pasado nada, porque no es así. Esto es sólo una reflexión que me ha surgido al ver que tengo alguien al lado que me quiero mucho, muchísimo y que se que lo pasaría muy mal si me pasa algo. Bastantes problemas puede traer ya la vida, como para que encima forcemos nosotros situaciones que pueden tener un final trágico.

Si no es por nosotros, hagámoslo por ellos, por los que nos quieren.

6 comentarios:

Yuck dijo...

Pues si, tienes toda la razón, menos en una cosa. No es que ya no tengas derecho, porque nunca lo tuviste, solo que ahora lo sabes.

El antihéroe dijo...

No es cuestión de derechos, aunque entiendo lo que quieres decir. Dicen que la libertad es saber escoger las cadenas. Tienes suerte de ser consciente de lo que dices.

INTERNAUTA dijo...

Estoy contigo que ya no tenemos derecho, y perdonar tod@s quiero que quede claro que no estoy en contra de la inkmigración, en ciertos casos es necesaria. Bien Yo como tu he perdido mis derechos, a recibir una serie de ayudas que por ser español como muchos otros se nos ha denegado una ayuda para sufragar ciertos casos de salud algo que a otros por no ser de aqui si se les ha concedido, y lo tengo comprobado, se me ha denegado escucharme en la Asistente Social para pedir o mejor informarme de ayudas para desempleados, siendo de aqui y dicho por ella tenía que esperar, me hice pasar por un inmigrante y me recibía al día siguiente. Y en el tema de las listas de espera en Hospitales es mejor no entrar en el tema.
Siento decirlo qpero es que poco a poco se nos está haciendo ser discriminados y eso que somos españoles, tienen más derechos los de fuera que nosotros. (y repito no me gusta la marginación).

Gracias.

ertxo dijo...

Internauta, el tema del post no iba por ahí, pero tengo que darte la razón en lo que dices. De hecho, creo que ya escribí sobre eso hace un tiempo. Y es que en España, lo peor que te puede pasar es ser varón español de 18 a 65 años, puesto que eres el último mono para todo. Los críos te denuncian y te pueden arruinar la vida, las mujeres, tres cuartos de lo mismo, y cuiado con lo que hacen con los inmigrantes porque como algo no les guste, eres racista.

Yo tampoco estoy en contra de la inmigración y creo que no soy racista, pero me jode ver como dan más falicidades a los de fuera, por el hecho de ser extranjeros. Vale que les facilitemos la intregración, pero la integración es algo deben currárselo ellos, y desde luego, no acosta de los de casa.

Uno que pasa dijo...

Pues un comentario.

Eres libre de realizar lo que te de la gana. Si quieres drogas las usas, si quieres saltar al vacio lo haces, el único impedimento eres tu y tu conciencia o tu vida.

Cada acción tiene su reacción y tu la valoras, no porque los demás te digan o no, sino porque tu lo acatas la decisión porque quieres. Otra cosa es lo influenciable que eres.

ertxo dijo...

No es ser influenciable, es no ser egoísta, porque hay gente a la que pueden afectar nuestras decisiones, sin más.