martes, octubre 06, 2009

Domingueros

Este domingo pasado nos fuimos a subir al monte San Cristobal, para ver el fuerte, que yo personalmente no había visto.


Los cuatro valientes nos pusimos en marcha sobre las 11 de la mañana con bien de agua y unos bocatas para cuando hiciésemos cima.

El camino empezo bastante bien, con una pendiente asumible aunque suficiente para elevarnos de la cuidad rápidamente.

El camino por monte es precioso, dejando unos rincones prefectos para hacer fotos.



Cuando no teníamos muy claro por donde era el camino, un buen hombre nos dijo que sólo teníamos que subir por un pequeño tramo y llegaríamos a un cruce donde podríamos llegar al fuerte en poco tiempo.



El pequeño tramo resultó ser la bautizada como, escalera sinuosa. Fijaros la pendiente que tenía, que había instalados unos escalones artificiales para hacer más llevadera la subida, que resultó mortal. A media subida tuvimos que hacer una parada para reponer fuerzas y beber un poco de agua.



Y al llegar al final, nos tomamos un merecido descanso.


El resto del camino fue bastante cómodo hasta el fuerte, donde había bastante gente, unos que habían subido andando, otros en bici y otros en coche.

La bajada no dió excesivas complicaciones, y después de una cerveza y una buena ensalada estábamos listo para una buena siesta.

¿Próximo destino? No sabemos, pero si alguien se apunta...

2 comentarios:

Opositor dijo...

Yo de momento me tengo prohibida cualquier actividad "extraescolar" que pueda acarrear lesión o me quite excesivo tiempo. Si no me apuntaba...

paperboy dijo...

A mí el fuerte siempre me ha parecido un sitio con encanto y misterio. Me refiero a meterme dentro, que lo hice con Migui y compañía cuando tendríamos 15 ó 16 años. Subimos con las bicis y luego nos metimos por agujeros en las tapias del fuerte. Que sepas que ha inspirado una parte de un programa de Cuarto Milenio, de Cuatro. El fuerte tiene historia a manta. Y el monte también, por los incendios que ha tenido a lo largo de la historia. Es un paraje que no podemos descuidar los Pamplonicas y navarros.