viernes, noviembre 23, 2007

La lucha por el diario

Llega la hora del café y medio poligóno va al mismo bar a por su descanso dentro de su más o menos ajetreada mañana. Llegas y ya de vista conoces a más de la mitad. Los camareros te conocen y ya prácticamente ni te preguntan, directamente te sirven.

Cuando ya tienes tu cafelito empieza la busqueda del un periódico libre como un depredador busca una presa. Pero claro, todos ocupados. Entonces en un acto de estrategia pura, miras donde esta situados los papeles con letras y te fijas a cual de los desalmados que te han quitado la lectura le queda menos para largarse. Uno con el bollo sin empezar, ese no nos vale. Otro sólo con un café, pero lo tiene todavía lleno, tampoco vale. Pero ahí está la chica a la que sólo le queda un trago para acabarse la coca-cola light. Esa es la presa. Buscamos un sitio lo más cerca posible pero sin que la chica se piense que queremos acostarnos con ella, sólo queremos el maldito periódico. Ya estamo colocados perfectamente, y empezamos con el bollo y el café. A partir de aquí las combinaciones son multiples. Puede que los otros dos que antes habíamos descartado acaben antes que la señorita de la coca-cola light y nos caguemos en ella 3 millores de pares de veces. Pero lo más desquiciante es que cuando la chica deja el diario, lo haga por el lado opuesto al que estás tú y un pedazo de... acaba de llegar le pregunte: ¿has acabado? y te lo quite en las narices. También se conocen casos de acabarse todo y seguir sin haber periódico libre, por lo que te quedas con las ganas.

Es todo un mundo la caza del periódico, no se como no le dedicó un capítulo Felix Rodriguez de la Fuente.

Nos leemos.

4 comentarios:

-Antonio- dijo...

Se que sonará ridículo, pero... ¿has probado a comprar uno? :-P

quien sabe ande dijo...

jajajaja, es el mejor post en meses ;)

ertxo dijo...

joe con los anónimos.... tendré que dar las gracias a "quien sabe ande" sin saber quien es.

la idea de este post, salió un día comentando este tema en la cafeteria y un tío dijo que se podría hacer un monólogo con él. la verdad es que se podría mejorar mucho y encima de un escenario y con gestos ganaría mucho.

-Antonio- dijo...

¿Así que ahora te vas a dedicar a monologuista?